Studio Intimate en Flute

Eniglstraße 7, 5020, Salzburgo
3 adultos
30 sq/m
1 habitación
1 Sala de estar
1 cama queen grande
1 sofa cama

Este acogedor estudio de 30 m2 está idealmente situado en una zona familiar, pero conveniente. El estudio es perfecto para hasta 3 personas e incluye una habitación con cama doble, un moderno baño, una sala de estar con un sofá cama individual e incluso un pequeño balcón. Una cocina totalmente equipada y una zona de comedor completan el apartamento, convirtiéndolo en la escapada perfecta para vivir el auténtico Salzburgo.

Amenidades de las habitaciones
  • Admitimos Mascotas

    Admitimos Mascotas

  • Cocineta

    Cocineta

  • Balcón

    Balcón

  • TV

    TV

  • TV

    TV

  • Ideal para portátiles

    Ideal para portátiles

Más información

Hora de check-in :15:00

Check-in Anticipado bajo petición

Hora de check-out:11:00

Check-out tardío bajo petición

Aviso:

El encanto y el carácter histórico de nuestros edificios hacen que sea inevitable que haya variaciones dentro de cada categoría. Aunque todos los apartamentos de esta categoría son similares en tamaño y amenidades, pueden diferir ligeramente en su distribución. Por lo tanto, la habitación o el apartamento que ves en las fotos puede ser ligeramente diferente del que te asignen.

Descubre Maxglan con nosotros

Maxglan es un encantador barrio cerca al centro histórico de Salzburgo que ofrece un ambiente tranquilo y auténtico para vivir la ciudad. A solo 20 minutos a pie de Flute, en el casco antiguo de la ciudad, están la casa natal de Mozart, la Catedral de Salzburgo, y la fortaleza de Hohensalzburg. El barrio de Maxglan es más local y residencial, ofreciendo una probada de la auténtica Salzburgo. Sin embargo, el barrio también es el hogar de Hangar-7. Propiedad de Dietrich Mateschitz, el dueño de Red Bull, el edificio futurista de Hangar-7 alberga la colección aeronáutica de los Flying Bulls, carros de Formula 1, exposiciones de arte y más.

To see map here, cookies are needed

numa significa

Simpleza

¿Recuerdas los lobbies? ¿Esperar en la fila? ¿Perder tu tarjeta de acceso? Eso ya es historia. El mundo es digital, y a nosotros nos va la marcha.